El apoderamiento apud acta permite al procurador obtener la autoridad necesaria para representar a una persona en un procedimiento judicial.

En este artículo te explicamos con exactitud qué es el apoderamiento Apud Acta y cuáles son los tipos o manifestaciones para que no tengas ninguna duda al respecto.

¿Qué es el apoderamiento Apud Acta?

El poder apud acta, que en latín significa «en el alta» es aquel documento que apodera a un procurador con la autoridad necesaria para que represente a una determinada persona en un procedimiento judicial. Sin embargo, este poder es válido solamente para el proceso o procedimiento judicial determinado.

Este poder se recoge en un documento que se denomina acta.

Como se trata de un poder determinado para un litigio en concreto, otorgar un poder apud acta es totalmente gratuito. Para que el procurador tenga este poder, solo necesitarás el Documento Nacional de Identidad o en su defecto el pasaporte, que deberás presentar en una oficina judicial.

Si representas legalmente a una sociedad mercantil, además del documento de identidad, necesitarás una copia original de los poderes que te corresponden. En caso de ser ciudadano de la Unión Europea, pero no ser español, con el DNI de tu país de origen será suficiente.

Has de tener en cuenta que no es necesario que el procurador que va a representarte en el proceso judicial esté delante en este momento, ya que puede aceptar el documento después de obtener la representación, siempre que sea de manera tácita.  Del mismo modo, el poder apud acta puede ser revocado de manera parcial, expresa o tácita.

Este poder puede solicitarse frente al decanato de los juzgados o ante un secretario judicial, y la representación puede verse cesada por revocaciones, renuncias, sanciones, fallecimiento u otras causas establecidas. Sin el poder apud acta es imposible que un procurador pueda representar a la persona en el proceso judicial.

Tipos de apoderamiento del procurador en el Apud Acta.

Generalmente el apoderamiento se otorgaba a través del poder notarial, pero actualmente es posible otorgar la representación a través de un letrado de la Administración de Justicia de cualquier oficina judicial, tal y como establece el artículo 24 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC). En cualquier caso, pueden distinguirse dos tipos de poderes apud acta.

El poder apud acta general para pleitos capacita al procurador para representar en cualquier actuación judicial, mientras que para el poder apud acta especial para pleitos es necesario obtener un poder extraordinario para ciertas cuestiones que pudieran significar una suspensión del proceso ya sea por motivos extraprocesales o por la desaparición sobrevenida del objeto.

Por tanto, es necesario para renuncias, transacciones, desistimientos, allanamientos o arbitrajes, además de aquellas excluidas por el poder judicial, entre otras.

¿Todavía tienes dudas respecto al apoderamiento Apud Acta? Contacta con nosotros en cualquier momento y resolveremos todas tus preguntas. Somos un despacho de procuradores en el que ofrecemos asesoramiento procesal y la representación judicial ante Juzgados y Tribunales. ¡No dudes en contactar con nosotros!

¿Te ha gustado?
[Total: 0 Average: 0]